Wal-Mart, la cadena minorista más grande del mundo, está probando un sistema para compartir datos desde tags RFID a través de transmisiones de Intercambio de Datos Electrónico (EDI) automatizadas.

En la prueba se está llevando a cabo con un buen número de proveedores y EPCglobal, la organización encargada de establecer y comercializar los estándares en RFID. “Estamos entrando en la siguiente fase, en la que estos proveedores nos pasarán su información a medida que nos mandan sus productos”, explica Simon Langford, global manager en RFID de Wal-Mart. “Con este proceso, seremos capaces de ver el producto mientras se dirige hacia nuestros almacenes de distribución”.

El plan busca que los tags RFID puedan eventualmente lanzar noticias de envío avanzadas a través de la red EPC Information Service (EPCIS) cada vez que el proveedor envía un producto fuera de las puertas de recepción de Wal-Mart, aunque es un proceso a un año vista, según la compañía. Los proveedores pueden acceder a la información accediendo a Retail Link, el software de Wal-Mart basado en web que permite a los compradores chequear el inventario. La información está disponible en 30 minutos una vez el tag RFID ha pasado por un lector.

En 2005, el minorista leyó más de 80 millones de códigos electrónicos de producto (EPC), y este año empezará a utilizar escáneres de mano en almacenes para identificar el producto que necesita ser repuesto en las estanterías.

Los empleados de Wal-Mart pronto recibirán notificaciones automáticas alertándoles de cuando los ítems promocionales o los displays de marcas como Gillette o Johnson & Johnson necesitan volver al almacén para ser repuestos. Langford ha asegurado que los displays con tags son un buen camino para introducir a los proveedores en la RFID, ya que ayudan a maximizar las ventas.

Más información:

Wal-Mart

EPCglobal

Por admin