Esta iniciativa fue valorada de forma positiva porque permite aumentar la seguridad sobre el origen de los productos y mejorar también la producción del vino.

Cabe destacar que las microestaciones climáticas recogen los datos de la vid y facilitan una mejor gestión de la plantación porque permite reducir los tratamientos de la vid y con ellos los costes al viticultor.

Por admin