Durante el estado Al-Nafrah del Hajj, la peregrinación anual a la Mecca, una gran cantidad de peregrinos tienen que ser transportados a varios sitios sagrados. Un sistema de autobuses de 13 compañías de tránsito y manejados por conductores temporales se encarga del traslado.

Los organizadores están analizando un sistema basado en la tecnología RFID que ayuda a gestionar los retos logísticos que presenta esta situación. Como parte del sistema, se han pegado cerca de 4000 etiquetas RFID pasivas en los parabrisas de los autobuses. Estas etiquetas son escaneadas por 45 lectores RFID instalados en el recorrido de los autobuses hacia los sitios sagrados de Arafat, Muzdalifah y Mina.

Acceda a la noticia completa en castellano haciendo clic aquí.

Por admin