Reva Systems e Impinj Inc han realizado unas pruebas en un centro de distribución en Unna, Alemania, en las que 36 palets que contenían más de 2200 productos etiquetados con RFID eran descargados y transportados simultáneamente a la mayor velocidad posible a través de 36 puertas de descarga adyacentes hacia camiones de distribución. El objetivo era medir el rendimiento de lectura de etiquetas.

El sistema empleado cumplía con las exigencias del Instituto Europeo de Estandares de Telecomunicaciones: las etiquetas pasaban a través del campo lector de la antena durante 1 segundo o segundo y medio y las tandas se repitieron varias veces. Las pruebas demostraron una media de lectura de entre 98% y 99%, lo que representa una mejora del rendimiento en entornos de lectura densa, favoreciendo la viabilidad de la adopción de RFID en Europa.

Para acceder al artículo completo, pinche aquí.

Por admin