Los sectores que pueden sacarle partido a la tecnología RFID parece que son ilimitados. LifeForce, compañía que ofrece un servicio de almacenamiento de sangre congelada en localizaciones seguras, examinará cómo sacarle partido a la tecnología RFID en un piloto que tiene previsto desplegar en 6 meses.

El Banco de Sistema Inmunológico de LifeForce almacena solamente las células blancas que forman la base de un sistema inmunitario individual. Se toma una muestra de células inmunes de un paciente sano y se almacena para su posterior uso potencial en terapias. Estos tratamientos pueden utilizarse para potenciar el sistema inmunológico del cliente en caso de que éste enferme de enfermedades como el cáncer o el SIDA.

La compañía almacena muestras criogénicas con 4 mililitros de sangre del cliente a -194 grados Celsius. Actualmente, en LifeForce adjuntan un código de barras a cada muestra para identificarla y para relacionarla con los datos y registros de la persona a la que pertenece. La idea es investigar la posibilidad de incrustar tags RFID en cada muestra.

“La tecnología RFID añadirá un nuevo nivel de seguridad”, comenta Del DelaRonde, CEO de LifeForce. La compañía está llevando a cabo los primeros tests para asegurarse que los tags RFID sobrevivirán a la congelación y al proceso de descongelación requerido que se realiza posteriormente. Los siguientes pasos de la compañía son decidir qué frecuencias o estándar de tags utilizar, además de qué datos almacenar en el tag. Creada hace 18 meses, LifeForce cuenta en la actualidad con 150 clientes.

Enlaces relacionados:

LifeForce

Por admin