Sam’s Club, el almacén de la división minorista de Wal-Mart Stores, informó a sus proveedores que ha logrado reducir la tasa para cada palet que recibe sin un tag RFID. El minorista cargará ahora con 12 centavos de dólar, en vez de los anunciados 2’5 dólares, para poner un tag RFID basado en los estándares EPC en cualquier palet que se envíe a su centro de distribución en DeSoto, Texas.

La razón de esta reducción en la tasa del servicio, según Simon Langford, director de tecnología EPC RFID de Wal-Mart, es que el minorista ha integrado el etiquetaje EPC RFID en sus propias operaciones, así el coste para Sam’s Club es mínimo. La compañía también ha anunciado que dará un tiempo adicional a los proveedores para poder cumplir con los requerimientos de etiquetaje.

Acceda a la noticia completa en castellano haciendo clic aquí.

Por admin