Si debe elegir entre tags activos o pasivos, es necesario conocer las ventajas y desventajas de cada uno. Así las cosas, las etiquetas activas se pueden leer desde una distancia más larga que las etiquetas pasivas, sin embargo éstas tienen una batería que debe ser reemplazada en un período de tres a cinco años. Esto no puede ser un gran problema dentro de un hospital, pero por ejemplo en el caso del Ejército, cuando un tanque o vehículo se encuentra dentro de una zona de guerra, nadie quiere preocuparse por cambiar las baterías.

Asimismo, el rango de lectura de las etiquetas pasivas ha mejorado mucho. Por ejemplo una etiqueta de Omni-ID ultra se puede leer desde una distancia de 75 pies. Esto no es tan bueno como la distancia de un tag activo, que puede ser leído desde 300 pies o más, pero en el caso de los infantes de marina están descubriendo que es más que suficiente para sus necesidades.

Por admin