El gobierno panameño aprobó un proyecto para incorporar la biometría en la identificación de inmigrantes, a fin de detectar si son irregulares o tienen deudas pendientes con la justicia. Según explicó Tayra Barsallo, subdirectora de Migración de Panamá, «se espera que la biometría ayude a mejorar los niveles de seguridad del país».

El costo de implementación de esta nueva solución será de US$ 5 millones y reemplazará a antiguos métodos de comprobación aleatorios. Las medidas forman parte de los mecanismos de seguridad integral adoptados contra el crimen organizado, delitos transfronterizos, narcotráfico y terrorismo.

Acceda a la noticia completa en castellano haciendo clic aquí.

Por admin