El fabricante japonés de productos de automatización y detección Omron invertirá 20 millones de dólares alrededor del mundo durante 2005 y 2006 como primer paso para hacerse con una mayor cuota del mercado norteamericano y global de RFID.

La agresiva entrada de la compañía en el mercado de EEUU, centrada en sus inlays para etiquetas y sus lectores RFID, busca tomar ventaja en la demanda de tags RFID por parte de los comercios de Wal-Mart tras la resolución que obliga a sus 100 principales proveedores a etiquetar sus productos con RFID. En 2006, el mandato de Wal-Mart se extenderá hacia los siguientes 200 proveedores más importantes.

“La RFID es una iniciativa global importante que requiere una gran inversión. Creo que esta tecnología puede ser uno de los principales motores de crecimiento de Omron”, ha asegurado Hisao Sakuta, presidente y CEO de la compañía. Sakuta considera que ciertas condiciones de mercado que se están dando en EEUU y la propia historia en desarrollo y testeo de producto RFID de Omron están creando estas oportunidades.

Además de los proveedores de Wal-Mart, las iniciativas de venta de la compañía incluyen otros importantes minoristas norteamericanos, como Best Buy y Target, además de compañías del sector electrónico, farmacéutico y de bienes de consumo empaquetados, y del Departamento de Defensa de EEUU, que también ha establecido un mandato RFID para sus proveedores.

Los productos RFID de Omron comercializados en EEUU se diseñan y fabrican en Japón, aunque las inversiones iniciales en Norteamérica supondrán la construcción de una sede en Illinois, que incluirá un centro de testeo y oficinas de marketing y ventas que darán soporte a los equipos de ventas y soporte técnico del resto del país. Posteriormente, la compañía tiene pensado abrir nuevas sucursales RFID en Europa y China.

A pesar de la creciente popularidad de los sistemas RFID, los inlays con un mal funcionamiento han resultado costosos para fabricantes y compañías de conversión de etiquetas, según ha asegurado Hill Arnold, Jefe de Estrategia de Omron en EEUU. Los inlays son los componentes electrónicos sensitivos de las etiquetas RFID.

Para ilustrar este hecho, Arnold cita el caso del Grupo R and V, un convertidor de etiquetas que tenía unos ratios de error del 40% con los inlays de ciertos fabricantes antes de ser un convertidor de etiquetas certificado de Omron. “Nuestra compañía envía etiquetas RFID con un 95-98% de ratio de rendimiento de calidad del inlay, mientras que otros dan sólo un 80-90%”, comenta Arnold.

Más Información:

Omron España

Por admin