HARMAN forma parte de las empresas colaboradoras de IBM en la sede global de Watson de Múnich, el centro especializado en Internet de las Cosas en el que IBM ha invertido 200 millones de dólares. En estas instalaciones HARMAN está, actualmente, probando las capacidades de su conserje cognitivo en salas de conferencias. Al mismo tiempo, el equipo de HARMAN está trabajando conjuntamente con diseñadores e investigadores de IBM en otras soluciones que acerquen el IoT a las empresas. 

Fruto de este acuerdo, las tecnologías de IBM van a estar integradas en barras de sonido, despertadores y otros dispositivos HARMAN en desarrollo con los que los usuarios podrán interactuar usando el lenguaje natural. Los consumidores podrán hacer preguntas o solicitar la ejecución de acciones por voz cuando estén en una habitación. Estas órdenes serán enviadas a los servicios de Watson Cloud y Watson IoT, que trabajan junto a la tecnología de HARMAN. Por ejemplo, con este desarrollo, cuando un empleado entre en una sala de conferencias podrá iniciar una videoconferencia, poner una presentación y mucho más empleando únicamente su voz, sin perder tiempo intentando descifrar el funcionamiento de las diferentes herramientas. En el futuro, estas tareas se ejecutarán automáticamente basándose en lo que el sistema haya aprendido sobre el empleado en reuniones anteriores. El sistema se va haciendo más inteligente a medida que va conociendo las preferencias de las personas. 

Estas capacidades, que están expuestas en el centro de IBM en Múnich, ya están siendo utilizadas por clientes hoy en día, incluyendo el Thomas Jefferson University Hospital, donde los pacientes pueden interactuar con los altavoces de la habitación, que están conectados a la plataforma de IBM Watson. El resultado es que podrán mejorar su experiencia en el hospital controlando las luces y persianas sin ninguna ayuda manual mientras hacen preguntas sobre las instalaciones del centro médico o solicitan información sobre su doctor; todo a través del lenguaje natural. 

Estas salas cognitivas habilitadas para el control por voz también pueden funcionar como un conserje. El sistema está capacitado para contestar preguntas generales o preguntas específicas del sitio, en relación con la instalación y con respuestas personalizadas creadas por el personal. Por ejemplo, un huésped de un hotel podría preguntar “¿a qué hora es el checkout?” o “¿dónde está el gimnasio?” mientras que un paciente de un hospital preguntaría “¿cuáles son las horas de visita del hospital?” o “¿puedes contarme más sobre mi médico?”. Aprovechando la experiencia de HARMAN en integración de APIs, los usuarios pueden incluso emplear Watson para las peticiones de servicio, reservas de restaurantes, servicio de habitaciones, servicio de transportes, y mucho más. 

Al igual que otras soluciones en el mercado, el sistema se activa a través de una “palabra clave”. Sin embargo, a diferencia de otros dispositivos, la palabras clave para las salas cognitivas activadas a través de la voz es completamente personalizable. Esto permite a las empresas una oportunidad adicional para crear una experiencia de marca. 

Por admin