Los alumnos de la Universidad de Westminster se han cansado de hacer colas para beber una copa en el Intermission Bar del campus y han encontrado la solución. Se han instalado en el pub seis mesas con tecnología RFID integrada desde donde pueden hacer sus pedidos directamente a la barra a través de una pantalla de ordenador.

Las pantallas ofrecen a los estudiantes una lista con todas las bebidas disponibles para escojer y transmitir el pedido a los camareros utilizando un sistema Ethernet. El Intermission Bar ha tenido que contratar otro equipo de camareros para atender estos pedidos. Los jóvenes también pueden pagar su consumición con tarjetas con RFID, que les dan la opción de hacer un pre-pago o de cargar el importe a la factura.

Con este sistema no sólo se reduce el tiempo de espera para pedir las copas, sino que se estima que aumente los beneficios, ya que los estudiantes sentados en las nuevas mesas piden un 40% más de consumiciones que los que están en la barra. También se ha observado que ha aumentado el número de pedidos de bebidas más caras, como cócteles o licores.

Por admin