Vuelve el famoso debate sobre la privacidad. El pasado viernes, un responsable de Levi´s confirmó que la compañía insertó etiquetas RFID para una prueba piloto en prendas destinadas a dos tiendas de México y una de EEUU. Asociaciones como CASPIAN ya han puesto el grito en el cielo por lo que consideran una violación de la intimidad.

El proyecto de Levi’s busca testar la respuesta de sus tiendas a la hora de gestionar el inventario y el reabastecimiento de stocks mediante tecnología RFID en lugar del código de barras tradicional.

Pero el anuncio de la compañía ha levantado polvareda entre las diversas asociaciones norteamericanas que consideran a la RFID una tecnología que no respeta las libertades civiles. El portavoz de Levi’s, Jeffrey Beckman, declinó dar detalles sobre cuáles son las tiendas en las que se encuentran estas prendas, aunque confirmó que no se trata de Wal-Mart ni de Target.

Los más beligerantes han vuelto a ser CASPIAN (Consumers Against Supermarket Privacy Invasion and Numbering), un grupo de consumidores que ya ha demostrado en diversas ocasiones su poca estima hacia la tecnología RFID. Acusan a Levi’s de no respetar una moratoria que ellos mismos, junto a otras 40 organizaciones más sobre privacidad y libertades civiles, pidieron en 2003 para que las compañías esperaran a etiquetar a nivel ítem sus productos para la venta al público hasta que el consumidor no tuviera más información acerca de la tecnología.

La asociación ha protagonizado boicots sonados, como el que obligó a Benetton a retirar sus planes de etiquetar mediante RFID las prendas de sus tiendas Sisley.

Katherine Albrecht, fundadora y directora de CASPIAN, es la autora del libro «Spychips: How Major Corporations and Government Plan to Track Your Every Move with RFID”, un auténtico alegato contra la RFID.

Enlaces relacionados:

Levi’s

CASPIAN

Por admin