El presidente de ATXEGA (Asociación Textil de Galicia), José Manuel Rodríguez López, y el director general del área de Industria en Sun Microsystems Ibérica, Fernando Moreno, han firmado hoy un acuerdo mediante el que se establece la implantación de un proyecto sobre tecnología RFID (del inglés Radio Frequency Identification o Identificación por Radiofrecuencia) con el objetivo de llevar a cabo el posterior despliegue de una aplicación para el control de la producción y la distribución en las compañías que integran la asociación: Adolfo Domínguez, Antonio Pernas, Caramelo, Florentino, Jealfer, Kina Fernández, Unicen, Matecco, Montoto, Pili Carrera, Roberto Verino, Selmark y Toypes.

Gracias a esta alianza con Sun, que implica una inversión inicial conjunta de aproximadamente un millón de euros y dará lugar a la mayor implantación de tecnología RFID en España, ATEXGA reafirma su apuesta por la innovación para que el sector textil gallego mantenga su posición a escala mundial.

La tecnología RFID es óptima para subsanar los problemas de distribución y control de stocks de producción. Esta tecnología permite un control férreo del negocio textil gallego al garantizar la reducción de costes y la mejora tanto de la distribución como del stock.

Según explica José Manuel Rodríguez López, presidente de ATEXGA, “el liderazgo y capacidad de innovación que caracterizan a Sun Microsystems en el mundo de las Tecnologías de la Información nos garantiza que el proyecto proporcionará al sector textil gallego más ventajas a la hora de conjugar con éxito sus ya demostradas capacidades productivas, de diseño, calidad y control de la distribución”.

En este sentido, la experiencia previa de Sun en proyectos de implantación RFID a gran escala en Estados Unidos ha sido uno de los principales garantes para cerrar el acuerdo con ATEXGA. Entre estos proyectos cabe destacar los desarrollados con la cadena americana Wal-Mart, el Departamento de Defensa de EE.UU. o multinacionales como Gillette.

Además, Sun dispone de una solución única en el mercado, Sun Java System RFID, que proporciona la base óptima para crear aplicaciones RFID. Este software, diseñado para funcionar con una amplia variedad de soluciones de infraestructura, incluido Sun Java Enterprise System, consta de componentes esenciales: Sun Java System RFID Event Manager – capaz de procesar información de las etiquetas o sensores RFID y filtrar esos datos en base a los requerimientos de los clientes- y Sun Java System RFID Information Server –que permite capturar, examinar y almacenar una amplia variedad de información-.

Fernando Moreno, director general del área de Industria en Sun Microsystems Ibérica, afirma que “a través de este acuerdo, Sun reconoce a ATEXGA como un socio estratégico y sentamos hoy las bases de una continua colaboración proactiva para dotar al sector textil gallego de la innovación más puntera en los entornos RFID. La industria textil gallega está demostrando con esta alianza su enorme compromiso con la innovación y su apuesta por la tecnología como elemento diferenciador, situándose un paso por delante tanto de otros sectores de actividad del país como de su propia competencia”.

RFID es una tecnología que revoluciona el modo de trabajar de las industrias, gracias a su capacidad para aumentar la velocidad y visibilidad de la cadena de suministro y resolver los problemas relacionados con la gestión de activos. Las principales consultoras han catalogado RFID como una de las principales tecnologías emergentes y más prometedoras para 2005; IDC calcula que el mercado mundial de RFID creció casi un 50 por ciento el pasado año y vaticina que alcanzará un volumen de negocio de 2.000 millones de dólares en 2008.

La identificación por radiofrecuencia funciona a través de una etiqueta electrónica que contiene un código y un número de serie únicos que pueden ser asociados a un palé, caja de productos o artículo individual. La tecnología RFID emplea microprocesadores con un ancho de un tercio de milímetro, equipados con radiotransmisores. Estos chips pueden sustituir a los códigos de barras y son capaces de almacenar cerca de 2 Kb de información sobre el objeto etiquetado. Gracias a que transmiten los datos a través de ondas de radio, las etiquetas pueden ser escaneadas por máquinas –lo que elimina los potenciales errores humanos- y permiten seguir el recorrido de los productos desde la fábrica hasta la casa del consumidor.

En definitiva, dota de mejoras tecnológicas cualquier parte de la cadena de suministro de una compañía, y permite la automatización de todas las operaciones de identificación y seguimiento de bienes y la obtención de más puntos de control e información sobre las operaciones.

Algunos ejemplos de aplicación práctica de la tecnología RFID son el control de entrada y salida en almacenes, el seguimiento de envíos –cartas, documentos, paquetería postal…- controles de calidad y de la cadena de producción de fábricas, búsqueda de cuellos de botella o protección de bienes en una compañía. Otras posibilidades son la implementación de estanterías inteligentes, que permiten realizar automáticamente inventarios en tiempo real, la instauración de medios de pago mediante radiofrecuencia de corto alcance e incluso en el despliegue de “carritos de la compra inteligentes” en supermercados, una práctica que ya está siendo experimentada en Alemania y Estados Unidos.

Por admin