Grammer, fabricante alemán de asientos para todo tipo de automóviles, está utilizando tecnología RFID para ahorrar tiempo y dinero en la localización de sus productos cuando éstos son demandados por el mercado. Para ello utiliza tags pasivos UPM Raflatac 869 MHz EPC Gen 2 y lectores Deister Electronic. La información de cada asiento se vincula al número de serie y número de pedido de producción contenido en su software back-end SAP.

La empresa alemana comenzó un programa piloto el pasado mes de enero en su fábrica de Haselmuehl, donde fija tags RFID a 200-300 asientos al día pegándolos en el plástico que les envuelve. Su objetivo final es etiquetar por lo menos 3.000 asientos al día.

Si le interesa ampliar esta información, pinche aquí.

Por admin