Marks & Spencer, la cadena de grandes almacenes británica con presencia internacional, utiliza tags RFID en dos tercios de los palés de los productos alimentarios que transporta desde sus seis centros de distribución de esta línea de negocio en el Reino Unido hacia sus tiendas.

La apuesta decidida de Marks & Spencer por la tecnología RFID, que comenzó a probar en 2004, le ha convertido en su mayor usuaria en el Reino Unido y ha obligado a que cerca de 115 suministradores exclusivos suyos la hayan asumido para poder trabajar con ella. Desde la empresa, animan a todos los que quieran convertirse en suministradores suyos a abandonar el código de barras a favor de la RFID porque el nivel de precisión de ésta es mucho mayor.

De hecho, apunta que los lectores de RFID instalados en sus centros de distribución demuestran unos ratios de precisión del 99.98%. En estos centros cerca de 1,4 millones de tags son leídos a la semana. El beneficio de esta tecnología se centra, según los directivos de Marks & Spencer “en la capacidad para mandar el producto que se quiere en la cantidad que se necesita al almacén correcto en el momento adecuado”.

Enlaces relacionados:

Marks & Spencer

Por admin