Mi-Tu, un importante comercio minorista de ropa de Hong Kong, ha instalado espejos con tecnología RFID para mejorar la experiencia de compra de sus clientes.

Los espejos además de contar con lectores de RFID tienen pantallas en donde los clientes pueden ver imágenes de cómo lucen esas prendas. Los nuevos dispositivos también permiten que los clientes, de un vistazo, puedan ver y localizar prendas de un amplio stock mientras realizan la compra de otras prendas.

El nuevo sistema ha aumentado las ventas en un 30% de acuerdo a los datos de Mi-Tu, que ya ha instalado esta tecnología en dos de sus 28 locales. Para noviembre se espera que lo implementen en un tercer local.

Acceda a la noticia completa en inglés haciendo clic aquí.

Por admin