En la actualidad y cada vez más, el éxito de una empresa viene determinado por el grado de satisfacción de sus clientes. En esta nueva batalla por el favor del consumidor, la tecnología RFID es una herramienta imprescindible para que los minoristas puedan ofrecer al cliente la máxima efectividad en sus transacciones y un trato personalizado.

El documento publicado por la consultora Infosys analiza cómo la tecnología ha modificado el perfil del consumidor y detalla el papel que la RFID y otras tecnologías juegan a la hora de optimizar los procesos de los minoristas y mejorar la experiencia de los clientes.

Por admin