ADASA (www.adasainc.com), empresa dedicada a la investigación de nuevos usos de la RFID, publica este informe en el que el CEO de la empresa, Clarke McAllister, explica cómo evitar los dos errores más frecuentes que ocasionan la entrega de etiquetas RFID en mal estado: el “estrés mecánico” y la descarga electroestática.

Muchos distribuidores intentan averiguar modos de detectar y eliminar etiquetas en mal estado que puedan estropear la visibilidad de la cadena de suministro en un momento dado. ADASA, en este informe, explica sus conclusiones.

Por admin