El fabricante de aviones Boeing ha anunciado que a los proveedores de buena parte de las piezas y componentes utilizados para el nuevo 787 Dreamliner, una nueva familia de aviones de pasajeros de alta capacidad y bajo nivel de emisiones, se les exigirá que coloquen etiquetas RFID en las diversas piezas del avión.

Boeing ha invitado a más de 20 fabricantes de chips e inlays RFID, así como a conversores de etiquetas inteligentes, a un evento en Seattle el próximo 25 de octubre. En él, la compañía quiere compartir su calendario y establecer cuándo podría disponer de etiquetas conforme a sus requerimientos tecnológicos, para que así los vendedores tengan tiempo a testarlas.

Según Kenneth Porad, Jefe de los Programas de Identificación Automática de Boeing “la especificación de etiqueta que estamos creando debe tener su propio nombre EPCglobal”. Para asegurar que los proveedores utilizan etiquetas RFID que cumplen estos requerimientos, agregó, Boeing debe trabajar con EPCglobal para desarrollar una etiqueta especialmente diseñada para ser utilizada en partes de avión.

El objetivo de la compañía es tener sus primeros Dreamliners en servicio con las partes etiquetadas en 2008. Eso conlleva una agenda muy apretada para que los proveedores de tecnología RFID creen productos que se adapten a los requerimientos de Boeing, y para los proveedores de las partes que necesitan adquirir y aplicar las etiquetas inteligentes. “Normalmente se tarda un año en desarrollar una etiqueta nueva, pero intentaremos acelerar ese proceso”, asegura Porad.

En Junio, la FAA aprobó el uso de etiquetas RFID pasivas en partes de avión, y los proveedores de Boeing seguirán esas directrices con etiquetas que operarán desde 860 a 950 MHz.

La compañía quiere que las etiquetas utilizadas por sus proveedores cumplan con el estándar candidato “air interface protocol”, basado en las especificaciones de la etiqueta Gen2 de EPCglobal. Las capacidades extra, como el añadido de memoria (el estándar antes mencionado exige sólo 128 bits) y la posibilidad de utilizar la etiqueta en objetos metálicos y en condiciones ambientales extremas, se construirían encima de este estándar.

Las partes del Dreamliner que usarán este tipo de etiquetas incluyen aquellas que son chequeadas regularmente y, si es necesario, sustituidas mientras el avión se encuentra de servicio entre dos vuelos. También las partes que deben ser cambiadas después de un número establecido de vuelos, aterrizajes u horas de vuelo. Los datos incluidos en la etiqueta RFID que llevará cada componente incluirán no sólo una única ID, sino también su fecha de mantenimiento e inspección.

Más Información:

Boeing España

EPCglobal

Por admin